Buenos resultados

Desde el comienzo de la campaña del cardenal amarillo aumentaron las denuncias sobre el tráfico ilegal, dicen sus organizadores.

Es habitual encontrar paisanos y personas mayores en las zonas rurales que recuerdan haber visto "amarillos" en sus campos y destacan que eran abundantes décadas atrás. Hoy, dicen, ya no es posible hallarlas.

En una charla con este medio, un vecino de Santa Rosa (La Pampa, Argentina) comentó que "los fines de semana es común ver como cazan estos pajaritos".

Utilizadas como mascotas domésticas, el cardenal amarillo (como muchas otras especies) forma parte de una gigantesca red de comercio ilegal.

"Las denuncias sobre la existencia de cardenales amarillos y otras especies autóctonas en cautiverio aumentaron desde el lanzamiento de campaña", dijo Marisa Urioste, Directora de Recursos Naturales del Gobierno de La Pampa.

El Subsecretario de Ecología, Darío Mariani, reveló que se comercializaban 1.000 ejemplares por año. Fabián Tittarelli, también de la Subsecretaría de Ecología, está realizando los estudios biológicos de la especie. Señala que los datos relevados no son muy alentadores y que marcan una alerta sobre el estado de la especie.

Susana Delarada, de la Dirección de Recursos Naturales, comenta que mucha gente tiene un cardenal y desconoce que es una actitud ilegal. "Lamentablemente es costumbre tener un picahueso, un cardenal, un cabecita negra o una tortuga en la casa. Son cuestiones culturales que cuestan mucho modificar y son las que fomentan el tráfico y la comercialización ilegal".

Concientizar

"En el corto plazo que lleva esta cruzada muchas son las consultas y denuncias que llegan a los distintos organismos", dijo Marcelo Dolsan, guía de interpretación ambiental de la Dirección de Recursos Naturales.

"La campaña tiene como objetivo concientizar a la sociedad sobre la responsabilidad que le cabe en la suerte de muchas especies", agregó Dolsan, encargado de realizar las charlas a más de dos mil chicos en las escuelas de la provincia.

Publicado en el suplemento ECO (diario La Arena) en diciembre de 200

Comentario

asegurese de ingresar información en los campos requeridos (*). Código HTML no está permitido.