Ave primitiva de dos colas

El ornitólogo Pablo Tubaro, director del Museo Argentino de Ciencias Naturales, describió con un grupo de científicos chinos el ave primitiva Jeholornis, de 125 millones de años y con dos colas que demuestran un proceso evolutivo más complejo que el que se conocía.

 “Este hallazgo del Cretácico Inferior, Jeholornis, es la segunda ave primitiva más antigua que se conoce, con 125 millones de años -encontrada en China-, después del Archeopteryx, de 145 millones, que es uno de los grandes fósiles a nivel internacional -hallado en Alemania-”, afirmó Tubaro en diálogo con Télam en la sede del Museo, en el barrio porteño de Parque Centenario.

Tubaro contó que los yacimientos paleontológicos chinos, en los que se encontraron dinosaurios muy cercanos a las aves pero todavía no aves, “tienen una diversidad de materiales en un estado de preservación increíble, que permitieron en este caso el hallazgo de este bicho de dos colas”.

“Nosotros encontramos esta segunda cola con forma moderna en un ave que seguía con la cola de diseño súper primitivo en forma de palma o fronda”, contó el investigador.

Lo que ilustra el hallazgo es que “en la evolución de las primeras aves, aparecieron diferentes soluciones y organismos que eran mosaicos de características, lo que muestra que la evolución es mucho más compleja que lo que a veces uno puede pretender cuando tiene pocos fósiles o datos”, enfatizó Tubaro.

Hasta la nueva descripción, lo que pensaban algunos paleontólogos era que, en la evolución de la cola de las aves, esa cola larga que terminaba con plumas a lo largo de las vértebras en la punta, al irse acortando, se fue transformando en la de abanico.

El hallazgo “muestra que no es tan claro que tenga que haber sido así, que hay muchos diseños bizarros que han existido, que hablan de que probablemente no sea un proceso tan lineal la evolución de las colas hasta llegar a las de las aves modernas, sino resultado de interacciones complejas entre presiones selectivas naturales”, comentó. 

“La cola que está en la base tiene forma de abanico como la de las aves modernas; en cambio, la cola en forma de palma o fronda, en penacho en la posición distal, es un diseño que solamente tuvieron las aves más primitivas, de cola muy larga”, describió.

“Jeholornis” es un ave muy primitiva y se conocía que en la punta del extremo caudal óseo tenía una pequeña cola formada por un mechón de plumas como una palma o un helecho, insertas en las últimas vértebras caudales.

Tubaro dijo que lo descripto en el trabajo científico que publicó una revista estadounidense especializada es que esta segunda cola en las primeras vértebras caudales del ave, más cerca del cuerpo, “no se había visto nunca en ningún ave fósil ni viviente, lo que ilustra la dificultad que tienen los paleontólogos para interpretar un fósil cuando no se parece a nada conocido”.

El aporte de Tubaro como ornitólogo fue la visión del que tiene experiencia en las aves modernas para ayudar a interpretar cuál puede haber sido la función de esa estructura tan rara, la segunda cola.

“Obviamente, la funcionalidad de estas colas llevan una serie de análisis para tratar de deducir cuál debe haber sido esa función, y pensamos que algún modo de fuerza aerodinámica útil puede haber generado la cola proximal, no la distal, que debe haber sido ornamental, usada para algún despliegue”, opinó.

El `paper` publicado está elaborado por el Laboratorio de Vertebrados y Orígenes Humanos, Academia China de Ciencias, División de Ornitología del Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas.

La buena tradición de paleontólogos que tiene Argentina hizo que la china Jingmai O`Connor, líder del estudio en el que participó Tubaro, se doctorara con una autoridad mundial en la evolución de las aves antiguas, el paleontólogo argentino Luis Chiappe, director del Instituto de Dinosaurios de Los Angeles, California.

“Hay pocos países en el mundo que se pueden jactar de tener yacimientos fósiles espectaculares por la riqueza, variedad, conservación, tamaño de las piezas, como Estado Unidos, Canadá, Argentina y China, que en los últimos años han hecho una serie de descubrimientos fantásticos en lo que tiene que ver con la evolución temprana de las aves”, concluyó Tubaro. (Telam)

Comentario

asegurese de ingresar información en los campos requeridos (*). Código HTML no está permitido.