La vida en el bosque

Es difícil imaginar un bosque sin aves porque es común que estas criaturas estén asociadas estrechamente con los árboles. Cuando se camina por un bosque, es posible escuchar, y frecuentemente observar, las aves.

 En las áreas templadas, hay dos grupos principales de aves: las residentes permanentes, que permanecen todo el año en el bosque, y las migratorias, que viajan durante el verano hacia el norte, hacia los bosques templados, desde regiones cálidas y lo contrario en el invierno.

Durante su temporada de reproducción, la mayoría de las aves se alimentan de insectos, que abundan en esta época del año. Sin embargo, a medida que se acerca el otoño, ellas empiezan a alimentarse cada vez más de frutos y semillas. A lo largo de las rutas de migración, las plantas maduran sus frutos para la época en que pasan las aves migratorias. Estas aves son unas excelentes distribuidoras de semillas ya que pueden viajar grandes distancias cada día.

Es posible escuchar en los bosques una gran variedad de cantos de todos los tipos de aves. Es usual que las aves vocalicen principalmente en la mañana temprano, y a veces se hace difícil separar un canto de otro. La mayoría de las aves tiene dos tipos básicos de sonidos: las llamadas y los cantos. Las llamadas son simples y breves y son usadas para señales y avisos para otras aves; estos son los sonidos que las aves usan para una comunicación básica. Los cantos son más complejos y de mayor duración; se escuchan principalmente durante la temporada de reproducción, y los machos de algunas especies cantan con mucho entusiasmo para defender sus territorios. Estas vocalizaciones básicas varían grandemente incluso dentro de una misma especie y son comunes las diferencias regionales en los cantos, a semejanza de los dialectos en las personas, de algunas especies de aves. Las llamadas tienden a ser menos variables y especies diferentes pueden tener llamadas similares.

Algunas aves viven solitarias y otras en grandes grupos familiares, pero la mayoría trata de defender un territorio en contra de otros de su especie. Muchas aves que migran entre bosques templados y tropicales regresan a las mismas áreas año tras año. Los machos, en particular, son los que con más ahínco persiguen a los intrusos y los hacen retirarse de sus territorios. El tener un territorio específico es una ventaja debido a que es más eficiente y menos peligroso buscar comida en un área familiar y bien conocida. Luego que se establecen los territorios, es muy difícil para un joven hacer que un adulto abandone su espacio donde se alimenta y anida.

Varios tipos de golondrinas, lo mismo que muchas otras aves, viven en colonias y defienden apenas una pequeña área alrededor de sus nidos. Otras aves, incluyendo los buhos, tienen extensos territorios, a veces de varios kilómetros cuadrados. En los años en que el alimento abundo, algunas aves mantienen territorios mucho más pequeños que cuando escasea el alimento.

Fuente: Educación Ambiental